lunes, 8 de septiembre de 2014

Japón volverá a usar la ciencia como pretexto para cazar ballenas.


La ciencia como pretexto para seguir manteniendo una industria decadente que atenta contra la sostenibilidad de los ecosistemas marinos. Japón pretende volver a jugar la carta de la investigación científica paramandar de nuevo a sus balleneros a cazar a las aguas del océano Antártico, a pesar de que el pasado marzo la Corte de Justicia Internacional sentenciara en su contra. La Corte tumbó los argumentos japoneses al mostrar que carecían de lógica científica, ya que a Japón le daba igual cazar 900 o 200 ballenas para completar sus supuestas investigaciones.
BallenasAmpliar
Japón insiste en seguir cazando ballenas a pesar de la prohibición de la Corte Internacional de Justicia. / Wikimedia
Sin embargo, esta semana la prensa japonesa ha desvelado que los planes de Japón pasan por volver a retorcer el concepto de ciencia para volver a cazar ballenas. Lo harán este mes, en la próxima reunión de la Comisión Ballenera Internacional (CBI), que es el organismoque aceptaba barco como animal acuático y balleneros como científicos después de prohibir su caza en 1986.
Una excepción que la Corte había declarado como una excepción injustificada, según explicaba esta misma semana un artículo en la revista Science: “Al utilizar el criterio de razonabilidad, la Corte Internacional de Justicia proporcionó un claro juicio, bien construido centrado en la lógica de la ciencia, en lugar de en sus detalles. Este enfoque podría servir como un modelo útil para resolver otros conflictos sobre cuestiones técnicas complejas. [...] Demostró que es posible pasar por encima de los aspectos técnicos detallados en la investigación científica y determinar si estas prácticas tenían fines científicos o no. Esperamos que la CBI aprenda de su ejemplo”.
Los japoneses ya no compran carne de ballena
Japón pretende volver a las frías aguas antárticas el año 2015 para seguir manteniendo viva la industria ballenera a pesar de que las ventas de la carne de ballena han caído estrepitosamente en los últimos años, en los que apenas se vendía una cuarta parte de la que llegaba al mercado. El Gobierno nacionalista de Japón, que reparte esta carne en las escuelas para difundir su uso, apoya estas prácticas tradicionales que chocan con la lógica de los tiempos, como las matanzas de delfines que han comenzado esta semana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada